La reflexología aplicada en los pies es una terapia que nos puede ayudar tanto a prevenir diferentes síntomas y dolencias como para conseguir un equilibrio físico y mental. A continuación cito algunos de los beneficios generales que podemos conseguir con la reflexología podal:

  •         Relaja el sistema nervioso y reduce el estrés.
  •         Equilibra el metabolismo.
  •         Mejora la circulación sanguínea.
  •         Limpia el cuerpo de toxinas e impurezas.
  •         Revitaliza la energía.
  •         Alivia el dolor.
  •         Actúa sobre los procesos inflamatorios.
  •         Estimula el poder curativo del propio cuerpo, aumentando el sistema inmunitario.