Es un sistema eficaz para la higiene natural del oído, clínicamente testado y fácil de usar, que tiene su origen en la antigua tradición popular. Gracias al calor y al "efecto chimenea", que se crea en el momento de la combustión, se favorece la eliminación de deshechos y depósitos de cera, protegiendo el oído de las molestias debidas a una falta de higiene que, si no se resuelven, pueden crear mayores daños.